Obesidad y riesgo de enfermar por COVID-19

Compartir: 
sobrepeso obesidad covid

OBESIDAD FACTOR DE RIESGO FRENTE AL COVID-19

 

Según la revista The British Medical Journal (BMJ), existe una evidencia creciente sobre la obesidad como factor de riesgo independiente sobre enfermedades graves y muerte por COVID-19.

Una investigación llevada a cabo en el Reino Unido de tamaño muestral 428.225 pacientes y el estudio OpenSAFELY, que utiliza registros electrónicos de salud vinculados a 17.425.445 pacientes, mostró una relación dosis-respuesta directa entre el peso excesivo y la gravedad de la enfermedad desarrollada.

El sobrepeso y la obesidad es un factor de riesgo para diferentes enfermedades, por lo que se ajustaron los factores de riesgo y de confusión, incluidas las comorbilidades, para llegar a la conclusión que “las posibilidades de morir por COVID-19 aumentaron con la gravedad de la obesidad, desde un riesgo 27% mayor en la primera categoría de obesidad según el índice de masa corporal (IMC: 30-34.9) a más del doble del riesgo en la categoría más obesa (IMC>40). Existiendo también estudios, aunque más pequeños, de Asia-Pacífico, Europa y EEUU que confirman estos hallazgos.

En 2016, más de 1.900 millones de adultos tenían sobrepeso u obesidad en todo el mundo, y este número continúa aumentando rápidamente. En España los datos no son alentadores, ya que el 61,6% de los adultos tienen sobrepeso, siendo el 23,8% obesos. La obesidad es una de las principales causas de presión arterial alta, diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y cáncer, representando una gran carga para los sistemas de salud y las economías, suponiendo según datos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social un gasto total sanitario del 7% (5,3 millones de euros).

Es primordial por tanto revertir esta situación, y para ello, la práctica de actividad física y una correcta alimentación, ambos supervisados por profesionales, es herramienta clave para su mejora. Incluir el ejercicio físico y una adecuada alimentación en el día a día no es tarea sencilla, ya que según la ciencia se necesitan 66 días para que una acción que necesite mucha fuerza de voluntad se transforme en un hábito, es decir, una acción automatizada y cotidiana. Por lo tanto, es imprescindible que los profesionales de la salud adquieran los conocimientos y las habilidades necesarias para poder programar la dosis adecuada de ejercicio físico en este tipo de pacientes y mejorar con ello su salud.

La medicina más prescrita en el mundo es la Actividad Física, es por ello que se necesitan profesionales formados que puedan ofrecer la dosis adecuada de ejercicio para prevenir el sedentarismo y la obesidad y mejorar los síntomas y alteraciones que esto produce a nivel fisiológico y psicológico para así, mejorar la vida de millones de personas que actualmente se encuentran en situación de riesgo.

 

OFERTA FORMATIVA EN ACTIVIDAD FÍSICA

Los datos confirman la necesidad de profesionales dedicados al mundo de la acividad física y la nutrición, ambas están relacionadas y nos ayudan a llevar un estilo de vida más saludable. Si te interesa formarte en este sector, esta es la oferta formativa que pueda interesarte:

 

¿Ya has elegido en qué quieres ser un profesional?

Autor: Luis Maicas

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Máster de Investigación en Ciencias de la Salud. Entrenador personal con años de experiencia.
Valora esta noticia:
5.0 (5 votos)