Quiero ser monitor de pilates ¿qué hago?

Quiero ser monitor de pilates ¿qué hago?

Cómo ser monitor de pilates

 

¿Te gustaría llegar a ser monitor/a de pilates? Hoy en día la salud y el bienestar son una de las mayores preocupaciones en nuestra sociedad, de ahí que la demanda de pilates haya aumentado considerablemente. Para llegar a ser un buen monitor de pilates hay que contar con una formación adecuada para enseñar de forma correcta la disciplina, teniendo en cuenta las partes del cuerpo que se ejercitan en ella para alcanzar la armonía entre cuerpo y mente.

Si te gusta la idea de ser monitor de pilates, te damos algunos consejos sobre lo que necesitas, qué estudiar y cómo encontrar empleo.

 

¿Qué necesito para ser monitor de pilates?

Además de una buena formación, es importante tener en cuenta que para poder ser monitor hay que tener una serie de características actitudinales clave para desarrollar esta actividad satisfactoriamente.

  • Pasión por el pilates

En primer lugar, debes tener una gran pasión por el pilates y la conexión que genera entre mente y cuerpo, de esa forma transmitirás mejor a tus alumnos la importancia de la disciplina. Además, con esa pasión transmitirás energía que vinculará a los alumnos con la sesión y les enganchará a seguir asistiendo a largo plazo.

 

  • Comunicación

Para poder transmitir todo lo que hemos citado, explicar de forma correcta los ejercicios y motivar hay que tener una buena capacidad comunicativa. Hay que tratar de desarrollar la empatía para resolver los problemas y necesidades que puedan surgir a los alumnos en el desarrollo de la actividad. Además, explicar el porqué de los movimientos y desarrollo de la clase será interesante para los alumnos, que entenderán lo que hay detrás de la disciplina.

Además, es fundamental explicar los ejercicios de forma clara a tus alumnos y tener carisma para motivarlos.

 

  • Motivación

Por otro lado, también es importante que tengas ganas de formarte y dedicar tiempo para ello. Comprometerte con el curso que decidas hacer será fundamental para aprender.

Tener interés tanto en estudiar como en enseñar será clave para tu éxito.

 

  • Empatía

Además, personalizar tus ejercicios en función de las personas que asistan, sus limitaciones y sus dolencias será un elemento clave para ser un gran profesional y adaptar la disciplina a tus alumnos.

Y poder ponerte en el lugar del alumno y entender las confusiones que le pueden generar algunas actividades o las motivaciones.

 

Convertirte en monitor

 

  • Conoce la cultura del pilates

Tener interés en el pilates es fundamental. Por ello, a pesar de que hayas decidido formarte es interesante que estudies y conozcas más sobre su filosofía y beneficios. Conoce cómo surgió, por qué y el desarrollo que ha experimentado.

 

  • Practica pilates

Siempre se ha dicho que hay que practicar con el ejemplo y por ello es esencial que antes de ser profesor de pilates, sepas del tema y hayas practicado la disciplina antes. Además, puedes acudir a algunos talleres para focalizar tu trabajo en determinados aspectos, técnicas o partes del cuerpo.

 

  • Fórmate

Formarte en el sector de pilates es esencial y por ello es importante que escojas un curso de pilates en un centro de enseñanza con calidad de material y profesores, que te permita aprender bien. Acudir a un centro con ciertas garantías y reputación será positivo para tu currículum y para tu aprendizaje.

También es interesante que valores algunos cursos compuestos de pilates donde adquieras otros conocimientos además de monitor de pilates.

 

Buscar trabajo como monitor de pilates

 

Buscar trabajo es el paso fundamental. Hay diversas formas para buscar empleo en este sector. Por un lado puedes optar por una búsqueda tradicional de empleo en algunas  webs de empleo y app para buscar trabajo. 

Por otro lado, especializarte es una buena forma de adquirir conocimientos focalizados a un grupo, técnica o variante concreta y te hará destacar por encima de la competencia. Por ello, podrás contar con más oportunidades laborales: pilates individual, para entrenamiento personal, en el ámbito laboral, para la tercera edad, para embarazadas, postparto, para niños, como rehabilitación o incluso para deportistas de élite.

Si te interesa formar parte de una academia o quieres encontrar trabajo, también te animamos a presentar tu autocandidatura a centros y lugares donde te gustaría trabajar.

Autor: Paula Cámara

Valora esta noticia:
5.0 (21 votos)