5 consejos clave de atención al cliente en el restaurante

Compartir: 
Consejos para atender a clientes

¿Cómo atender al cliente en restaurantes?

 

La experiencia vivida en un restaurante determina, a veces de manera inconsciente, si ha sido satisfactoria y si regresaremos o no a ese lugar. Seguro que, si te pones a pensarlo, recuerdas perfectamente algún sitio en el que te han atendido de forma excepcional, y por tanto, guardas un grato recuerdo del restaurante y podrías volver o recomendarlo.

 

Está claro que la calidad de la comida y una buena relación calidad-precio es muy importante, pero no es solo eso. La experiencia del consumidor empieza desde el momento en el que entra por la puerta (hoy digital) hasta el momento en el que sale (y continua en movimiento en el mundo 2.0).

 

Atención al cliente en un restaurante

Focalízate en el cliente

Trátales con educación. Parece muy básico, pero a veces no nos damos cuenta de estos detalles. Saluda a los comensales desde que entren por la puerta e identifica qué tipo de formalidad debes utilizar con ellos. No deberías usar el mismo lenguaje con personas jóvenes que con personas más adultas. Brinda al cliente un trato personalizado, presta atención a lo que quiere, ayúdale y realiza las preguntas necesarias para asegurarte de que todo saldrá de manera correcta.

 

No te saltes el protocolo

El protocolo varía dependiendo del tipo de restaurante en el que trabajes. Sin embargo, existen unas reglas universales que no deberías olvidar. Primero, sirve a las mujeres, luego a los hombres y, por último, a los niños. Los platos se retiran por la izquierda del comensal. Las bebidas se sirven y rellenan por la derecha.

Por supuesto, debes conocer el orden de los platos. Nunca debes sacar los primeros antes que los entrantes o todos los platos a la vez. De lo contrario, conseguirás que el comensal tenga una mala imagen de tu local.

 

Trabaja en equipo

La atención al cliente es un trabajo en equipo. No solo repercute en el camarero, que es la cara visible, sino que intervienen todos los trabajadores del restaurante, desde el encargado de recibir al cliente hasta el chef.

Una buena atención de todo el equipo conllevará a una buena experiencia de los comensales, por lo que es posible que vuelvan y que recomienden ese restaurante a otras personas.

 

Soluciona los problemas de forma rápida y satisfactoria

Lo más probable es que tengas que lidiar con algún problema en el restaurante. En esta situación, debes resolver el problema de forma satisfactoria y en el menor tiempo posible. Para ello, es fundamental mantener la calma, especialmente si no estás de acuerdo con el cliente. Escucha su problema o queja sin interrumpirle, empatiza con él y controla tu lenguaje corporal. La mejor recomendación es que trates de negociar una solución que al cliente le parezca bien y zanjes el problema.

 

Escucha los comentarios y sugerencias del cliente

Muestra a tus clientes que valoras su opinión. Para que el negocio sea beneficioso a largo plazo, tienes que saber qué piensan de él tus clientes, tanto lo bueno como lo malo. Dar la oportunidad al cliente de dejar un comentario, denota que te preocupas por tu negocio y que quieres mejorar. Los comentarios y sugerencias de los comensales pueden ayudarte a conocer mejoras que desconocías hasta el momento. De esta manera, es mucho más fácil tomar decisiones y trabajar en la mejora de la experiencia de los comensales.

 

Siguiendo estas sencillas pautas, podrás asegurarte que tus clientes han recibido una buena atención en el restaurante y ganarás clientes que vuelvan.

 

Autor: Ana Bellón

Graduada en Periodismo, Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Experiencia en diferentes ramas de la comunicación, marketing digital y diseño.
Valora esta noticia:
4.2 (5 votos)