Cómo aumentar la productividad laboral

Compartir: 
Cómo aumentar la productividad laboral

PRODUCTIVIDAD EN EL TRABAJO

 

Oímos hablar muy a menudo sobre la productividad como indicador de eficiencia en el ámbito laboral. Prácticamente cada día nos llegan afirmaciones como “los trabajadores deben aumentar su productividad”, “la empresa X es muy productiva”, “lo despidieron por su falta de productividad”… pero ¿sabemos realmente qué es la productividad? Y sobre todo, la pregunta que yo me haría es ¿cómo podemos medirla?

Si atendemos a una definición genérica y académica, podríamos decir que la productividad mide el uso óptimo de los recursos empleados en procesos que conllevan el logro de un determinado objetivo. Si vamos más concretamente al campo laboral, debemos relacionar esta productividad con un objetivo definido así como con los medios y el tiempo invertidos para consumarlo.

Por ejemplo, parece sencillo pensar que si el trabajo de un panadero consiste en realizar panes, la productividad laboral se puede medir en el número de panes que elabora cada día. Vamos a ver cómo esta afirmación se complica un poco.

Muy relacionada con la productividad, debemos tener en cuenta la calidad. Un profesional de la panadería puede realizar el mismo número de panes o incluso más que otro compañero, pero el otro puede hacerlos más ricos, de mejor sabor, y en definitiva, de mayor calidad, aunque en bastante menor cantidad. ¿Qué panadero interesa más a una empresa? Quizás ni un extremo ni el otro.

Entra entonces en juego la eficiencia, que podríamos definir como una combinación entre calidad y productividad. El dueño de la panadería busca que se haga el mayor número de panes, pero si esos panes son malos o no cumplen con lo que demanda el cliente, todo su producto se quedará sin vender. Por tanto, debe combinar el número de panes con la calidad necesaria para satisfacer al cliente y que éste quiera comprarlo. Hablaremos entonces de un obrador eficiente.

 

 CONSEJOS PARA AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD LABORAL

Veamos ahora algunos consejos tanto para los trabajadores como para la empresa que nos ayuden a aumentar nuestra productividad laboral:

  • Planifica tu día y tus tareas. Cada mañana es importante que realices una lista con las tareas que debes acometer. Comienza por la que menos te atraiga, los niveles de concentración son mayores por la mañana, y además, cuanto antes te la quites, mejor. De esta manera, el día siempre irá a mejor. Trata de que nada te aparte de esa planificación, aunque sabemos que el día se puede torcer y que entre algo urgente que precise tu dedicación.
  • Fórmate. La vida es un continuo aprendizaje, y debemos estar siempre atentos a nuevas herramientas, tecnologías o conocimientos que puedan hacer más fácil nuestro trabajo. Puedes aprovechar las formaciones que el gobierno pone a disposición tanto a trabajadores como a desempleados, empresas que ofrecen formación de adultos, etc.
  • Mejora tu comunicación. Ya sea con compañeros, con jefes o con clientes, cuanto mejor sepas comunicarte mejor entenderás qué es lo que se espera de tu trabajo, por lo tanto, será más fácil hacerlo bien y en menos tiempo.
  • No procrastines. No pospongas las tareas que no te gustan. Es mejor realizarlas cuanto antes, te sentirás mejor cuando las hayas finalizado.
  • Ordena tu lugar de trabajo. Tener organizado tu espacio te ayudará a ser más eficiente en tus tareas y no perderás tiempo buscando lo que necesitas. ¿Has oído hablar de las 5 eses? Te animo a que investigues sobre este método.
  • Realiza pausas. Descansar unos minutos entre tareas, tomar un café, charlar con un compañero, o dar un pequeño paseo ayudará a que puedas volver a concentrarte y que aumente tu productividad. También evitará dolores de espalda, de cabeza, irritación en los ojos, etc. Muchas empresas están habilitando ya espacios para que sus trabajadores puedan descansar de forma ordenada.
  • Prepara autorrecompensas. Piensa en cosas agradables que te hagan feliz y date un pequeño capricho cuando hayas finalizado tus tareas. No es necesario que gastes dinero. Pueden ser pequeños detalles que simplemente te provoquen satisfacción y te den energía.
  • Recompensas. La empresa también puede contribuir a que aumente la productividad con recompensas que no sean únicamente subidas salariales. Mejora en las condiciones laborales, flexibilidad horaria, jornada intensiva, redistribución de las vacaciones, etc., son medidas que harán que incremente la satisfacción en la plantilla y ayudarán a hacer que se consigan los objetivos.

Podríamos hablar de otros muchos consejos como aprender a delegar, saber decir que no, acostumbrarte a levantarte temprano, dormir ocho horas cada noche, eliminar distracciones… hay un sinfín de cosas que pueden ayudarte a que seas más productivo.

Muchos de estos consejos también son aplicables a tu vida personal. Piensa en cómo algunos de ellos te pueden ayudar en tu día a día.

Autor: Amaia Cañas

Amaia Cañas, licenciada en Ciencias de la Información, cuento con amplia experiencia en el ámbito de la empresa y de la orientación laboral. Comprometida con la Responsabilidad Social tanto en la empresa como en nuestro día a día, procuro seguir aprendiendo en cada momento.
Valora esta noticia:
5.0 (7 votos)