La importancia de las referencias profesionales

Compartir: 
La importancia de las referencias profesionales

Referencias para encontrar trabajo

 

En un proceso de selección, resulta un punto muy importante conocer al candidato en profundidad. De ahí que el papel de las referencias profesionales sea fundamental. No siempre se solicitan, pero es un indicador del interés en tu perfil y tu pasado profesional. La información que puedan obtener de tus referencias puede ser determinante a la hora de conseguir o no un puesto de trabajo.

Según expertos, un 60% de los candidatos han sido rechazados por una mala referencia profesional. De ahí que sea muy importante seleccionar las referencias con cuidado. En general la información que querrán obtener de la persona con la que hayas trabajado será confirmar el período en el que estuviste trabajando, las funciones que desempeñaste, tu forma de trabajar, las metas conseguidas, etc.

 

Referencias: clave para conseguir trabajo

Las referencias profesionales son, en muchas ocasiones, un requisito clave, especialmente para cargos con un alto grado de responsabilidad. Es importante contar con referencias laborales ya que es la única forma que tienen de verificar tu experiencia profesional anterior y tu desarrollo en dicho empleo.

Según la consultora de Recursos Humanos Randstad en su estudio “Tendencias anuales en sueldos, beneficios y lugares de trabajo 2014”, el 75% de los encuestados mencionaban la verificación de referencias laborales como procedimiento estándar en el proceso de contratación de la empresa a la que pertenecían.

Aunque no es una información que se deba incluir en el CV, es recomendable tener algunas referencias preparadas al asistir a una entrevista.

 

¿Cómo preparo mis referencias profesionales?

Las referencias profesionales no se preparan únicamente señalando el nombre y la información de contacto de la persona que hayamos escogido. También hay que detallar la relación laboral que se mantuvo con esa persona y tener en cuenta otros detalles al preparar tus referencias:

 

  • ¿Cuántas referencias pongo?

Lo ideal es entre tres y seis aproximadamente. Y confirma que la información de contacto y su posición en la empresa está actualizada. Deberías facilitar el nombre, el puesto actual que desempeñan y cómo ponerse en contacto con ellos –es muy recomendable que facilites más de una vía de comunicación con dicha persona-.

 

  • ¿A quién escojo?

Las personas que escojas deben haber trabajado contigo durante un periodo de tiempo considerable, haberte conocido en profundidad a nivel profesional y con un contacto regular. Es decir, una persona que pueda explicar tu rendimiento laboral y tu forma de trabajar. Te debes asegurar de escoger a alguien que vaya a dar buenas recomendaciones de ti, no escojas a alguien únicamente por su autoridad.

 

  • Pedir permiso

Una vez hayas decidido las personas que quieres que formen parte de tus referencias es necesario que te pongas en contacto con ellos. Hazles llegar una copia de tu CV, explícales el puesto que estas tratando de conseguir y proporciona cualquier otra información que les pueda ser útil. No es recomendable que se pongan en contacto con las personas a las que colocaste como referencias sin que estos conozcan de antemano que contactarán con ellos, de hecho, puede ser contraproducente para ti.

 

  • Agradecer

Una vez finalizado el proceso, agradece la colaboración a quien haya facilitado referencias tuyas, sin importar el resultado del proceso. Muéstrate agradecido y es recomendable que informes sobre la situación de la solicitud del puesto al que te ayudaron a aspirar. Sería satisfactorio mantener un contacto regular con las referencias para mantener un vínculo sólido y poder contar con ellos a largo plazo.

 

Cómo preparar referencias sin experiencia laboral

Si estás buscando tu primer empleo y careces de experiencia laboral, puedes tener la duda de qué referencias facilitar. Si esta es tu situación, deberías facilitar de todas formas el contacto de personas que puedan corroborar una posición de responsabilidad que hayas desempeñado en tu pasado. No tiene que ser únicamente laboral, puede ser una relación de responsabilidad, un voluntariado, trabajos temporales o profesores.

En este caso, no se relacionarán con competencias que se desempeñen en la esfera laboral. Se facilitará más información vinculada a aptitudes importantes en un puesto de trabajo y que formen parte de tu carácter como la responsabilidad, el esfuerzo o la proactividad y entusiasmo.

Al dar una referencia que no pertenece al ámbito laboral, se debe comunicar el motivo por el cual no se facilitan o no están disponibles las referencias laborales.  

 

Si quieres conocer más consejos para conseguir empleo, sigue leyendo.

Autor: Paula Cámara

Valora esta noticia:
5.0 (6 votos)