¿Cómo hago mi carta de presentación?

¿Cómo hago mi carta de presentación?

Cómo redacto mi carta de presentación

 

Redactar una buena carta de presentación a una empresa te puede ayudar a conseguir el trabajo que deseas. La carta te da la oportunidad de comunicar la información que más te pueda interesar al empleador y transmitirle tu deseo de trabajar e incluso tu idoneidad para el puesto de trabajo, todo ello con algo más de extensión que la que te permite el Currículum Vítae.

 

Más que un complemento del CV

La función de la carta de presentación no es simplemente algo formal o de acompañamiento del Currículum Vítae. Tampoco está en desuso como algunos argumentan, simplemente ha cambiado la manera de enviarla. Se trata de indicar al empleador el tipo de trabajo que estás buscando, cuáles son las ventajas de contratarte a ti y que sienta curiosidad por leer tu currículum con detenimiento.

Ten en cuenta que la carta debe tener una estructura fija, pero que no deben ser todas iguales. Es importante personalizarlas para cada puesto o para cada forma de búsqueda de empleo.

 

Estructura de la carta de presentación

Veamos de manera breve la estructura que debes seguir:

  • Encabezado: aquí se indican datos personales, datos de la empresa y fecha en la que la envías.
  • Primer párrafo: expones en este espacio el motivo del envío de tu candidatura, puesto al que optas y mención a algún aspecto de la empresa que te guste o encaje contigo.
  • Segundo párrafo: expones aquí tus cualidades, es decir, tu formación y experiencia si la tienes con relación al puesto al que optas. Si careces de experiencia, debes resaltar tu formación o tu motivación para acceder al puesto.
  • Tercer párrafo: Se trata de resaltar en esta parte el objetivo que pretendes conseguir, bien sea una entrevista inmediata o que te tengan en cuenta para futuras incorporaciones.
  • Despedida: Una frase breve y formal de despedida.
  • Firma. Siempre en el lado inferior derecho de la hoja.

Aunque la estructura es fija, existen varios modelos de carta de presentación, que responden a la forma en la que estás buscando trabajo.

 

Modelos de carta de presentación

Vamos a ver cuáles son los cuatro modelos principales:

 

  • Carta de respuesta a un anuncio.

La carta la envías en respuesta a un anuncio que la empresa ha publicado con anterioridad, en el que se definen tanto el perfil del candidato requerido, como las características del puesto. Por lo tanto, nuestra presentación en el segundo párrafo debe hacer hincapié en potenciar nuestras aptitudes para dicho puesto.

 

  • Candidatura espontánea.

Con este modelo de carta lo que hacemos es, de manera proactiva, dirigirte a una empresa en la que te interesa trabajar. Probablemente no estén en ese momento buscando a alguien de tu perfil, pero podrían tenerte en cuenta para futuras incorporaciones o interesarles tu Currículum Vítae así como tu forma de proceder. Gente que toma la iniciativa es siempre necesaria y bien vista por los reclutadores. Para el envío de este tipo de cartas, es aconsejable indagar primero quién puede ser la persona idónea para recibirla y que no caiga en saco roto.

 

  • Carta dirigida a una consultora de Recursos Humanos.

Las consultoras son una importante fuente de reclutamiento que no debemos ignorar. La carta debe ensalzar tus virtudes para el puesto que pretendes conseguir, y en el párrafo donde se habla de la empresa, lo que debemos indicar es el sector en el que queremos trabajar.

 

  • Candidatura referida por terceros.

En ocasiones nos enteramos de una vacante en una empresa porque nos lo cuenta un familiar o un amigo que trabaja o tiene relación con ellos. Es importante que en la carta hagamos constar la forma en la que nos hemos enterado y mencionemos a la persona que nos lo ha comunicado, siempre avisándole y pidiendo su permiso. El resto de la carta sería como la que prepararíamos en respuesta de un anuncio.

 

Te hemos contado aquí un resumen sobre las cartas de presentación, la estructura que debes seguir y los tipos más frecuentes. Pero esto no significa que elabores una carta tipo y envíes la misma a todas las empresas. Debes personalizar cada vez que envíes una, dependiendo del puesto de trabajo al que quieras optar, del tipo de empresa, de si es para una persona de Recursos Humanos o para tu jefe directo, o de si hay algún aspecto de tu perfil que quieras destacar porque creas que te puede beneficiar.

Hasta hace unos años la carta se enviaba por correo postal, pero en la actualidad el envío se realiza por correo electrónico. En algunas ocasiones, hay empresas que la recepción de candidatos la realizan a través de una aplicación en la que no es posible adjuntar la carta. En ese caso suele tratarse de un cuestionario en el que rellenar los datos que te solicitan. Normalmente suele haber un campo en el que se pueden incluir observaciones o motivos por los que aplicas a ese puesto. Es en ese apartado donde debes exponer tu valía y la aportación que puedes realizar a la empresa.

Autor: Amaia Cañas

Amaia Cañas, licenciada en Ciencias de la Información, cuento con amplia experiencia en el ámbito de la empresa y de la orientación laboral. Comprometida con la Responsabilidad Social tanto en la empresa como en nuestro día a día, procuro seguir aprendiendo en cada momento.
Valora esta noticia:
5.0 (7 votos)