La impresión 3D: principio de una nueva era

La impresión 3D: principio de una nueva era

Diseño e impresión 3D: sector en desarrollo

 

Si recordamos MS.Dos o Windows3.1, los primero sistemas operativos que iniciaban la democratización de la informática doméstica, podremos entender en qué momento de la historia de la impresión 3D nos encontramos.

Los que vivimos aquella época, donde el ordenador no estaba conectado a internet, donde las pantallas solo tenían un color, donde la creación de una carpeta se hacia a través de un comando que empezaba por las letra MD (Make Directory). Recordaremos la misma pregunta que se está haciendo ahora con mucha frecuencia en torno a  las impresoras 3D, ¿para qué sirve esto? ¿Qué puedo hacer con ello? Solo hace falta observar hasta donde hemos llegado para poder contestar o mirar donde tenemos ahora mismo nuestro móvil, que es como un pequeño ordenador.

 

¿Cómo ha evolucionado el mundo 3D?

Lo más común actualmente con una impresora doméstica, es imprimir con un solo tipo de material y a una velocidad relativamente lenta. Aún así, se están creando un sinfín de modelos que se comparten cada día en repositorios gratuitos donde se puede ver el grado de creativa y las increíbles posibilidades que nos brinda actualmente la impresión 3D.

Pero la impresión 3D domestica no lo es todo. En el mundo de la empresa es donde podemos realmente ver los avances que se están haciendo a pasos agigantados en materia de este tipo de impresión. 

 

Demanda de profesionales formados en impresión 3D

En las pequeñas y medianas empresas estamos en un momento muy dulce para la impresión 3D. Estamos viendo como se está dando un boom en la incorporación de impresoras 3D del tipo FDM para desarrollar prototipos, repuestos o directamente productos finales. El patrón más habitual es que el jefe de una empresa descubra algunas de las posibilidades de la impresión 3D a través de los medios, de un trabajador o a través de otras empresas. En ese momento, es cuando entiende la rentabilidad económica que esta incorporación puede suponer. Pero no solo en esto, sino también en la libertad de crear nuevos productos con mucha más facilidad. Y es de ahí de donde nace la demanda de profesionales formados en impresión 3D, actualmente todavía muy escasos y cada vez más apreciados.

En cambio en las empresas grandes, la impresión 3D adquiere otro matiz: está mucho más integrada y los avances son constantes. La creación de objetos metálicos, de gran formato o de gran complejidad es una realidad vigente. Además, las producciones a pequeña o mediana escala encuentran su rentabilidad en esta tecnología.

Las impresoras 3D industriales son también las primeras en aportar novedades. A continuación podéis ver una de las ultimas impresoras del sector que permite imprimir directamente en varios materiales, miles de colores y con acabados perfectos.

La demanda de personal cualificado en impresión 3D está en constante progresión. Y las formaciones serias son escasas. Ahora es uno de los mejores momentos para entrar en este mundo, ya que es un sector en pleno crecimiento. Existe una falta de profesionales, nos encontramos en el inicio de una nueva tecnología y los que nos subiremos a este tren ahora tendremos muchas posibilidades de futuro.

¿Te interesa el mundo de la impresión y diseño 3D? Fórmate en el sector. 

Autor: José Antonio Picazo Álvarez

Artista especialista en Proyectos de gran formato y 3D Print. Experto del curso Tecnologías de impresión 3d en el Instituto Tecnológico de MasterD.
Valora esta noticia:
4.8 (25 votos)