Menos CO2 y más empleo: el futuro del coche eléctrico

Compartir: 
Menos CO2 y más empleo: el futuro del coche eléctrico

AUMENTO DE COCHES ELÉCTRICOS

 

Según un Estudio publicado por el European Climate Foundation, se estima que el auge del coche eléctrico tendrá un impacto positivo en la economía y en el medio ambiente, reduciendo la dependencia energética y generando empleo. Se estima que el cambio hacia la movilidad eléctrica podría crear 206.000 empleos directos en Europa. Por todo ello, obtener formación en vehículos eléctricos será muy importante a la hora de conseguir un trabajo en el sector. 

Además, este cambio de paradigma permitiría la reducción de las emisiones de CO2 en un 27,8% en 2030 y llegará a reducir un 97,6% en 2050. En el caso en el que se cumpliese la hipótesis del estudio que plantea la adopción de vehículos híbridos, híbridos enchufables, de hidrógeno y eléctricos puros en 2030 y siendo estos los únicos vendidos en 2050.

 

Coches eléctricos

 

Este futuro es positivo para los vehículos alternativos ya que los eléctricos serán más competitivos que uno de gasolina a partir de 2025, teniendo en cuenta los costes que pueden generar. Y se cree que también batirá a los diésel en 2030, llegando a ser sin dudas la opción más competitiva sin tener en cuenta otros costes externos.

Un vehículo eléctrico permitirá ahorrar 1.400 euros al año en 2030 en combustible y mantenimiento, lo que compensará el coste inicial superior que pueda generar la compra del vehículo. Además, como ya hemos mencionado, generará un beneficio para el medio ambiente reduciendo ampliamente las emisiones de CO2 y partículas finas.

 

Trabajando en el crecimiento

 

A pesar de los futuros augurios, hoy en día solo suponen el 0,6% de las ventas totales este tipo de vehículos. Fabricantes y responsables resaltan la importancia de llevar a cabo inversiones en la infraestructura, la red de recarga y la investigación.  Los fabricantes de este tipo de vehículos piden la implicación de las administraciones públicas, la inversión y las ayudas para la adquisición de este tipo de vehículos.

Según algunos estudios, en España se requeriría una inyección de casi 4.000 millones de euros hasta el año 2030 con el fin de alcanzar los suficientes puntos de recarga para hacer viable el sistema. Pero han destacado que la evolución debe ser lógica y razonable con el fin de alcanzar las tasas y las cifras esperadas y añaden que se necesita seguir un orden en la transición.

Aunque las ventas se han incrementado, el número de vehículos eléctricos que se fabrican sigue siendo muy minoritario.

Autor: Paula Cámara

Valora esta noticia:
5.0 (9 votos)