Prepara tu entrevista de trabajo

Compartir: 
Prepara tu entrevista de trabajo

6 CONSEJOS PARA PREPARAR TU ENTREVISTA DE TRABAJO

 

¿Causas buena impresión en las entrevistas de trabajo? La primera impresión es la que cuenta. Al menos, eso es lo que hemos oído durante toda la vida… por este motivo, esta afirmación se hace todavía más importante en una entrevista de trabajo, en la que según un estudio de Psychological Science a una persona le puede llevar entre 1 y 10 segundos formarse una impresión sobre tu nivel de confianza, y esa impresión rara vez cambiará. La mayoría de los reclutadores sabe en los primeros 90 segundos de una entrevista si el candidato va a ser contratado. Parecen motivos de peso para preparar la primera impresión que quieres causar.

 

En este artículo lo que queremos es evidenciar que una entrevista de trabajo no comienza en el momento en que te sientas y recibes las preguntas relativas a tu experiencia o tus conocimientos, sino que empieza mucho antes. Vamos a ver lo que debes tener en cuenta para causar tu primera buena impresión. ¿Estás preparado?

 

Conoce la empresa

Pensemos que la entrevista comienza unas horas antes… pongamos que empiezas a prepararte la noche anterior. Es fundamental que entres en la web de la empresa y dediques un rato a ver a qué se dedican, cuáles son sus productos o servicios, qué promocionan como su valor diferencial, y toda la información que veas relevante. Seguro que te viene muy bien durante la entrevista, en la que es muy probable que te pregunten cosas como ¿por qué quieres trabajar con nosotros? O ¿qué puedes tú aportar a nuestra empresa? Si no sabemos a qué se dedican difícilmente podremos responder a estas cuestiones.

 

Viste de manera adecuada

Según una encuesta realizada por el portal de empleo Monster en el Reino Unido, 6 de cada 10 directivos reconocen que la forma de vestir del candidato tiene un gran impacto en la contratación. Trata de vestir con ropa formal, que no llame la atención, y deja las transparencias o los colores estridentes para mejor ocasión. Los colores más conservadores como el negro o el azul son los más apropiados. Por supuesto, depende también del puesto que quieras conseguir, ya que en algunos casos se busca una apariencia más atrevida. Por tanto, trata de adecuar tu vestimenta a la empresa y sobre todo al puesto de trabajo al que optas. Algo que no admite discusión es el aseo personal. Si acudes sucio o con manchas en la ropa ya puedes despedirte del trabajo por muy capacitado que estés.

 

Planifica tu llegada a la entrevista

Sal de casa con tiempo, mira con antelación cuál es la mejor ruta o combinación de transporte que debes tomar y procura llegar con unos minutos de antelación. Piensa que puedes encontrar por el camino cualquier inconveniente que te haga llagar tarde y arruinar tu entrevista. Salir con tiempo de sobra es una magnífica opción. Si llegas muy pronto al lugar de la entrevista no entres hasta que falten 5 minutos para la cita. Llegar con mucha antelación te puede hacer dar una imagen de ansiedad que no te conviene, y además puedes interrumpir al entrevistador en su trabajo, cosa que no le agradará.

 

Sé cordial con todo el mundo

Desde la persona que te recibe en la recepción, o las que te puedas encontrar por los pasillos o en el ascensor, todas se van a llevar una impresión de ti. Como no sabes qué papel va a tener cada uno en tu selección, procura que esa impresión sea buena. Simplemente debes ser educado, sonreír, saludar, dar las gracias, silenciar el móvil… En definitiva, debes tratar a todos como si fueran los que deciden si tú obtienes el puesto de trabajo o no.

 

Cuida las señales no verbales

En los primeros minutos de una entrevista, y antes de entrar en materia, debes tratar de sonreír con confianza, dejando los nervios a un lado. Estrecha la mano de manera firme, haz contacto visual con el entrevistador y coméntale que estás contento de estar allí, de manera que puedas hacerle ver que quieres conseguir el trabajo. Por supuesto, espera a sentarte hasta que te lo indiquen, no invadas el espacio del entrevistador con tu bolso, carpeta, abrigo… puedes provocar molestias que no te van a ayudar en tu objetivo final.

 

Conversación inicial

Un buen comienzo con una pequeña conversación trivial puede romper el hielo y acercarnos más al entrevistador construyendo alguna afinidad. Podemos preguntar cualquier cuestión sobre la empresa, si han aparecido en los medios o si les puede afectar algún tema de actualidad. Por ejemplo, si has esperado en recepción quizás hayas encontrado alguna revista de carácter interno que te pueda dar pistas sobre temas que les preocupen o en las que estén trabajando. La clave es encontrar algún tema donde ambos tengáis un interés común, de modo que podáis tener una conversación fluida y crear un vínculo de afinidad antes de entrar en la entrevista propiamente dicha.

 

Esperamos haberte ayudado en la preparación de tu entrevista de trabajo, próximamente hablaremos sobre algunas preguntas que te pueden hacer durante la misma y cómo debes responderlas.

Autor: Amaia Cañas

Amaia Cañas, licenciada en Ciencias de la Información, cuento con amplia experiencia en el ámbito de la empresa y de la orientación laboral. Comprometida con la Responsabilidad Social tanto en la empresa como en nuestro día a día, procuro seguir aprendiendo en cada momento.
Valora esta noticia:
4.6 (14 votos)