Los carteles más icónicos del cine

Compartir: 
Los carteles más icónicos del cine

HISTORIAS DEL CINE EN IMÁGENES

 

Un cartel de cine puede hacer que vayamos o no a ver una película. Los carteles en general suelen mostrar los actores más populares que forman parte del reparto como forma de atraer a posibles espectadores. Sin embargo, algunos de los considerados mejores carteles del cine se caracterizaban por un mensaje sencillo, bien comunicado, diferente y una composición muy buena.

Estos carteles se han quedado en nuestra memoria como iconos de aquellas películas y ejemplos excepcionales de forma de captar la esencia de una película. Para todas las personas amantes del séptimo arte y que quieran dedicarse de manera profesional al mundo cinematográfico hemos realizado una selección de los carteles más icónicos de la historia de nuestro cine. 

 

Tiburón

Miedo. Eso es lo que transmite el cartel y precisamente lo que transmite la película. Más de 40 años después del estreno de la película, este cartel sigue dentro de nuestra mente al nadar en el mar. Una imagen simple, sencilla y que logró transmitir el miedo a los tiburones a muchas generaciones.

La dificultad que supuso durante el rodaje de grabar a tiburones supuso una ausencia de imágenes del animal que se consideró posteriormente como la clave de la tensión de la película.

 

Alien: el octavo pasajero

Lo que destaca de este cartel ese el minismalismo: un huevo que se rompe y emite una luz verde brillante. La composición logra captar la atención y transmitir el miedo, inquietud y misterio que destaca durante toda la obra cinematográfica.

En las primeras imágenes promocionales de la película decidieron utilizar huevos de gallina para recrear los huevos del Alien.

 

El Silencio de los Corderos

El rostro de Jodie Foster pálido con una polilla en la boca que cuenta con el dibujo de una calavera en su cuerpo. Una imagen perturbadora que anticipa la esencia de la película que apelan al simbolismo a través de los detalles simples pero llenos de significado.

Esta película está entre las tres únicas películas de terror con Oscar a mejor película. Las otras son El Exorcista y Tiburón.

 

La Naranja Mecánica

Siendo muy diferente al resto de carteles en general, el fondo es blanco sobre el que destaca una figura piramidal con el personaje principal que con su expresión refleja la patología de los protagonistas.

Un resultado cinematográfico que tuvo consecuencias violentas en los espectadores y algunos delincuentes cometieron delitos y asesinatos recreando escenas de la película, incluso sus vestimentas.

 

El Exorcista

La calle de noche, una luz sobrenatural saliendo de una ventana y un hombre en la calle. Así se resumía en el cartel la historia del Exorcista y la niña que más nos ha aterrorizado. Una imagen sacada directamente de la escena de la película.

Una de las leyendas más famosas asociadas a la película es que Paul Bateston, un técnico de radiología que aparece durante las escenas del hospital, fue declarado culpable de asesinato y se sospechaba que podría haber sido el culpable del asesinato de 6 personas.

 

El señor de la guerra

Sencillo y muy efectivo. El rostro de Nicholas Cage en primer plano con un fondo el blanco, pero lo que podría parecer una imagen normal sorprende al apreciarse que la imagen está compuesta por balas de diferentes tamaños.

Una forma ingeniosa de transmitir el perfil de doble cara que representa el actor y una de las partes fundamentales de la película: armas.

 

127 horas

Pese a opiniones diferentes hacia la película, el cartel consigue transmitir la angustia del tiempo contrarreloj de un montañero que lucha por su vida. Con una imagen sencilla en la que se ve un montañero, una grieta, una roca y un plano contrapicado que crea una imagen de reloj de arena. Una metáfora de las 127 horas que condensa la película llenas de angustia.

 

La chaqueta metálica

Un cartel que consiguió que hoy en día el casco que protagoniza la imagen siga dando la vuelta al mundo, así como la frase que contiene “born to kill”.

En un principio para el papel de instructor jefe se pensó en Clint Eastwood, quien rechazó el papel por su dureza y crudeza.

 

La lista de Schindler

Una obra maestra con un gran poster que condensa dos imágenes fundamentales de la película. Una mano tendida que procede de arriba y unas letras que hacen alusión a la lisa salvadora para aquellos que nombraba.

Todo el horror del holocausto y la belleza de una persona que constituyó un rayo de esperanza.

 

Pulp Fiction

Un cartel que hoy en día sigue estando en hogares decorando paredes, tiendas y restaurantes que reflejan una de las películas más icónicas.

En la preparación del personaje, Tarantino hizo que Travolta contactara con un auténtico heroinómano que le dijo que probara a tomar incontables chupitos de tequila y después sumergirse en agua hirviendo para tratar de acercarse a la sensación del subidón de la heroína.

 

Gremlins

Diseñado por John Alvin para la película de 1984 era sencillo, misterioso y sugerente. Una forma de transmitir la esencia de la película de forma sutil y eficiente.

El escritor y guionista de la película Chris Columbus describió la apariencia de los Gremlins basándose en las ratas que había en el apartamento donde vivía cuando escribió la historia.

 

Se trata de una lista en la que algunos preferirán añadir otras películas, pero en la que se admite la importancia de los carteles como elemento incónico y atractivo, no solo para decidir si ver una película o no, sino también para mantener en la memoria la obra. Si después de sumergirte en la historias de las películas a través de los carteles tiene claro que el mundo audiovisual es el tuyo te animamos a que obtengas formación en dirección y producción cinematográfica

 

 

Autor: Paula Cámara

Valora esta noticia:
5.0 (9 votos)