Cris B: bolsos veganos y ecológicos

Cris B: bolsos veganos y ecológicos

Los bolsos veganos están de moda

 

El pasado 18 de diciembre el Gobierno de Aragón junto con el Instituto Aragonés de Fomento entregaron los Premios a las buenas prácticas en Responsabilidad Social, reconociendo a empresas sus experiencias de éxito en la gestión socialmente responsables y que puedan aplicarse en otras organizaciones. En la categoría de autónomos, Cristina Bosque de la empresa Cris B fue la galardonada por la implementación de procesos éticos y sostenibles en toda la cadena de producción y su comercialización con criterios de consumo responsable. Su marca ofrece bolsos realizados en telas ecológicas con estampaciones propias y en edición limitada.

Además de dar la enhorabuena a Cristina, queremos conocer un poco mejor su trabajo.

 

Diseñas bolsos veganos en tejidos ecológicos, ¿Cómo tomaste la decisión de hacer algo así?

La parte creativa de moda siempre ha formado parte de mi. Desde pequeña he estado entre acuarelas y pinceles. En mi casa siempre había telas y crecí diseñando y transformando los vestidos que llevaba. La idea de hacer una marca de bolsos y mochilas fue porque al principio lo hacía reciclando ropa que no usaba. Ahora se llama upcycling, cuando empecé no tenía nombre.

Cuando creé Cris B estaba gestándose la semilla de todo lo que ahora se llama moda sostenible. Me fuí empapando de cómo era el mundo de la moda. Pero tenía claro que no quería formar parte del gran teatro del consumo. Estudié mucho y sigo haciéndolo porque sino no puedes avanzar. Poco a poco vas conociendo a grandes personas que te aportan mucho. Fui estudiando y comprendiendo que todo se podía hacer de otra forma sin perjudicar al planeta con los tejidos ecológicos, favoreciendo a las personas y apoyando otra forma de consumo.

La opción de hacerlos veganos ha sido mi último paso. Si reducimos el consumo animal en cosas que no son necesarias como un bolso, un cinturón o unos zapatos, ya estamos reduciendo una parte importante de producción. Después está la opción de reducir la carne en la alimentación siendo vegano o  simplemente bajándo el consumo.

Todo incide en el medioambiente. Hay grandes extensiones de terreno creadas para cultivar semillas para el ganado. Y esos campos se hacen de talar árboles. Así se puede ver que todo lo que hacemos repercute para bien o para mal. Es una cadena y estamos en ella.

 

¿Cómo es el proceso de producción?

Todo parte del proceso creativo. Primero elijo las telas y las formas de los bolsos o mochilas, según necesidades o según lo que quiero sacar. A la vez voy haciendo bocetos para mis estampados, pero hasta que no uno la tela, el color y el modelo, no decido cuales serán los definitivos.

Siempre digo que mis bolsos los considero como una experiencia más de arte. Yo me los tomo como un cuadro. Son mi lienzo y me expreso en ellos. Por ello también elegí crear mis propias telas. Mi pasión es la pintura y es mi aportación. Me encanta ir al taller de serigrafía para elegir el color de la tinta, que en mi caso también es ecológica y ver la fuerza que le vamos a dar a cada estampado.

Luego viene el prototipado de cada modelo que pasa al taller. Donde hay que llevar todo perfecto. Son talleres pequeños. En concreto los mios son talleres sociales con mujeres que consiguen integrarse en el mundo laboral. Una vez ya está todo definido se pasa a la producción.

Cris B no tiene colecciones temporales con lo que todo el proceso de creación es lento. Voy introduciendo modelos y estampados según mi ritmo. Cada dos o tres meses siempre hay novedades de modelos o estampados, pero no me importa si es verano o invierno. Esta forma de producir forma parte del consumo responsable. Luego hay que vender y he descubierto que también tiene su lado creativo y me encanta hablar y fotografiar para las redes o la web.

 

¿Qué es el algodón certificado GOTS?

El algodón con certificación GOTS es un algodón ecológico que pasa por unos altos estandares de calidad. Es el certificado más alto del mercado.

Hay otros sellos, pero GOTS certifica desde que la semilla no es transgénica hasta el fin de la tela.  El no uso de pesticidas, con lo que hay menos agua sucia en los rios. Cuida la forma de producción y la salud de los agricultores. Y lleva su certificación hasta las fábricas que hilan el algodón, controlando  las condiciones laborales y uso de tintes poco o nada contaminantes. Esto sería un pequeño resumen. Hay otros sellos pero certifican partes de la producción. A mi me da más seguridad GOTS, aunque todos sus productos también son más caros. Otros sellos también apoyan el comercio justo o los cultivos sostenibles. Hay que aprender mucho para saber que elegir.

 

¿Cuántas unidades haces de cada diseño?

Trabajo sobre ediciónes limitadas. O bien de estampado o de modelo. Nunca decido la cantidad al sacar un diseño.  Al no tener colección temporal no necesito fijarme en el stock que tengo o que me quedará.

 

¿Son compatibles la moda y el medio ambiente?

Está demostrado que si. Pero, evidentemente, no con el modelo de negocio que usan las grandes cadenas. Muchas de las grandes empresas que conocemos están comenzando a sacar colecciones “sostenibles” porque usan tejidos un poco más amigables con el planeta. Pero su modelo de negocio nunca podrá ser sostenible. Es incompatible cuidar el medioambiente y sacar colecciones cada 20 días para vender rápidamente.

Si se sigue consumiendo la materia prima de nuestro planeta al ritmo actual, dentro de poco  no habrá recursos. Nos están avisando pero la gente no es consciente. Y tenemos un planeta finito.  Se ha triplicado el consumo y desgaste de la Tierra en pocos años. Se consume ropa para tirar. Los vertederos se llenan de ropa porque no toda se puede reciclar. La moda barata está hecha con materiales de baja calidad y mezclas que muchas veces no permiten un segundo uso.

Hice un post en mi blog sobre las mentiras y verdades de la moda sostenible. Ahora mucha gente dice que hace moda sostenible solo por fabricar en España o ser una marca pequeña. Pero para ser sostenible hay que tener en cuenta los tres principios de la sostenibilidad: medioambiental, social y económico. Sino están los tres dejas cojo el concepto sostenible. Es una ecuación muy simple pero que cuesta hacerlo mucho.

Por eso me ha llenado de alegría el premio que me ha dado el Gobierno de Aragón a las buenas prácticas en Cris B. Es un reconocimiento que antes nunca hubieran dado a una marca de moda.

 

¿Es posible en estos tiempos hablar de consumo responsable?

Por supuesto que se puede hablar y prácticar. Además de comunicar con mi marca, a través de mis bolsos y mochilas, me dedico cada día a promover este tipo de consumo. El consumidor tiene poder para cambiar el mundo. Solo tenemos que mirar el ejemplo de las grandes cadenas que han incorporado timidamente y sin mucha transparencia colecciones que parecen sostenibles. Si ellos no vieran que algo está cambiando en el consumidor no lo harían. Su modelo es el de toda la vida de generación de beneficios con las ventas y no pueden dejar escapar ese nuevo consumo.

No paro de educar frente a las frases hechas de “la moda sostenible es cara”, “la moda sostenible es sosa”, etc. La moda sostenible no es cara. Lo que debemos de pensar es porque la otra moda es barata. Alguién paga al otro lado del mundo el que podamos comprar una prenda cada semana a precios de risa. Es muy fácil ver cuanto vale una hora de nuestro trabajo y cuanto tarda hacer un taller un bolso, además de todo el proceso que he contado. Si sumamos no salen las cuentas baratas. Si yo pago a todos como quiero que me paguen a mi. ¿Qué precio sale?

El problema es que nos han acostumbrado a comprar, usar y tirar. Nadie dice que no compremos hasta que se nos caiga la ropa de vieja. Pero si compras conscientemente y en marcas sostenibles algo menos consumiremos al planeta. Yo por ejemplo soy consciente que al hacer envio online tengo una huella importante de CO2. Pero la compenso en proyectos creados para este fin. Pago una cantidad por kilometros usados en mis envíos.  Si se quiere se puede hacer bien las cosas

 

¿Cómo se compite con las grandes cadenas de moda?

No hay que competir. Es otro modelo. Es imposible competir. Ese es el error, hay que dar otros valores. Y es mucho trabajo destacar y que se vea ese extra, ese cuidado en cada detalle. Por ejemplo, mi embalaje cuando envío es en cartón reciclado y hasta el cello de embalar es de papel con silicona vegetal. Es totalmente natural y lo puedes reciclar hasta con la caja. Solo eso me ha costado mucho para encontrar a los proveedores.

Quien me compra a mi lo hace porque le encantan mis diseños, porque sabe que no lo va a encontrar en otro sitio y posiblemente nunca se cruce con nadie que lleve su bolso. Es otro concepto. Quien me compra no se compra un bolso cada mes. Muchas veces es para hacer un regalo especial o para autoregalarse.

Además está el cliente que quizás no sea un consumidor responsable, pero sabe que con mi compra apoya que un árbol crezca sano o que un grupo de mujeres pueda vivir en esta sociedad porque en el taller le enseñan un trabajo. O simplemente porque al comprarme favorece al trabajo local de los pequeños artesanos que colaboran conmigo. De todos modos cada vez hay más gente que ya no compra en las grandes cadenas e intenta comprar en diseñadores pequeños, sostenibles o no, pero siempre es una mejora.

 

¿Dónde se pueden adquirir tus diseños?

Actualmente solo en la web o tienda online. Está es otra decisión que tomé hace algo más de un año.

Yo tenía una tienda física donde vendía todos mis productos, pero me di cuenta de dos cosas. Primero, que mi espacio es la creación y no vender en la tienda. Las tiendas tienen horarios muy amplios y si además diseñas y produces es imposible vivir.  Pero también me di cuenta que una tienda era incompatible con mi marca sostenible. Antes de obtener beneficios para vivir había que vender un montón de bolsos y prendas cuyo importe se lo llevaba el alquiler, la luz o los impuestos. Traducido a sostenibilidad tenía que consumir mucho más material a la Tierra para poder vivir de mi marca.

No se si me volví loca, pero tomé esa decisión no me sentía a gusto pensando esto. Y soy consciente que los comercios tienen que existir. Pero yo preferí dar un producto excelente de forma online. Ahora cuido mi web igual que un bolso. Alli tengo que reflejar lo que soy y lo que hago y que respire mi alma por todos los lados.

 

Si te interesa el mundo del diseño y la confección de moda, consulta formación.

Autor: Amaia Cañas

Amaia Cañas, licenciada en Ciencias de la Información, cuento con amplia experiencia en el ámbito de la empresa y de la orientación laboral. Comprometida con la Responsabilidad Social tanto en la empresa como en nuestro día a día, procuro seguir aprendiendo en cada momento.
Valora esta noticia:
4.8 (11 votos)